Poema Cuántico Nº1

MI AMOR, LA PARTÍCULA.

20140621-particulas.png

Paradoja insoluble,
el amor a distancia.
El entrelazamiento falla
cuando crecen mis ansias.

Dolor e incertidumbre,
si Heinsengerg entendiera,
el vacío cuántico que queda
en mi pesadumbre.

Paseábamos entrelazados
por los campos de Higgs,
derramando electrones
con nubes en corazones.

Teníamos la misma energía,
también el mismo orbital.
Nuestros campos coincidían
y el spin con seguridad.

Teníamos la misma masa
pero siempre me rechazaba.
¿Será por la carga?, pensaba.
No. Era la exclusión de Pauli.

Nunca entendí su estado (cuántico)
porque su radiación era oscura,
y como la noté insegura
pregunté ¿Qué ha pasado?.

Dijo: «No es el momento,
tampoco es la posición.
Es que vamos muy rápido.
No quiero ser un taquión».

A años luz, aún la quiero
y no importa que se esconda,
porque sé, que su función de onda,
la colapsé yo primero.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*